lunes, 29 de febrero de 2016

Plan paz Colombia otro capítulo de ignominia y colonialismo


Libardo Sánchez Gómez*

 El  Plan Colombia fue una maniobra trazada por el imperio USA para combatir la oposición armada y, supuestamente, al narcotráfico.  Una  vez se cumpla la dejación de armas por parte de las FARC,  se convertirá en  el Plan Paz Colombia.   Será   un componente fundamental de una nueva etapa colonialista. El nefasto Plan Colombia no fue otra cosa que la estrategia del imperio para salvar  la oligarquía de la inminente derrota a manos de la guerrilla. Quince años de intromisión le  costaron al imperio en asistencia técnica, militar e inteligencia  alrededor de 10 mil millones de dólares y al pueblo pobre de Colombia litros de sangre y torrentes de dolor. Con esa  “ayuda” se desplazaron  violentamente millones de personas; de acuerdo con la Unidad de Víctimas del gobierno nacional de 1985 a 2014 se habían desplazado 6.200.000 personas.  Durante  el Gobierno de Pastrana se desplazaron alrededor de 1.700.000 hombres y mujeres. En el primer gobierno del presidente ex extraditable No. 82 Álvaro Uribe Vélez  se desplazaron  1.854.786 colombianos. Y en el segundo mandato gracias a su  "seguridad democrática"  el desplazamiento   alcanzó la cifra de 1.457.697.  El Plan Colombia, también,  sirvió como paraguas para todo tipo de violación de los derechos humanos, los llamados falsos positivos fueron el súmmum de la degradación humana.  Según  la Fiscalía General de la Nación alrededor de 5 mil civiles fueron presentados como "bajas" a la guerrilla.  En fin, los dólares gringos y, desde luego, los ingentes recursos propios invertidos en represión y  degradación de la condición humana  fueron botados infructuosamente en la manigua;  las bombas y la salvaje represión no fueron suficientes para doblegar al pueblo en armas;  no obstante,   para derrotar a la insurgencia  sólo bastó  con  llevarlos a La Habana y  sentarlos  a proponer,  discutir y pedir cuanto  les viniese en gana, una catarsis liberadora, pero   sin resolver mínimamente las causas objetivas que les obligaron a empuñar las armas. Está claro que la oligarquía jamás permitirá  transformación social alguna. En La Habana se han dado largas pero estériles discusiones entre gobierno e insurgencia en torno a temas esenciales  como el de la estructura de la tenencia tierra y territorios.  Al respecto, el Gobierno con desfachatez e insolencia sacó adelante la Ley de Las Zonas de Interés de Desarrollo Rural Económico y Social  ZIDRES,  con la cual podrá entregar grandes extensiones de tierra a las transnacionales, en contra del espíritu de una urgente reforma agraria que permita democratizar el campo, y los negociadores de las FARC ni se inmutaron.

Es de esperar que esos aproximadamente ocho mil millones de pesos colombianos diarios,   hasta ahora malgastados,  en adelante sirvan para proporcionar educación gratuita en todos los niveles; por cierto, Colombia es el único país en el mundo donde no hay gratuidad en la educación superior ni siquiera la virtual; en  el aspecto educativo estamos por debajo de Haití.   También, se podría ofrecer salud de calidad y seguridad universal para todos y cada uno de los colombianos.  Pero desafortunadamente eso no será posible.  Los  dólares gringos sólo servirán para continuar causando dolor y humillación a vastos sectores populares sobre todo los rurales.   Cambia la forma pero el fondo será el mismo inspirado en la idea del “enemigo interno” y la “seguridad nacional”, centro del accionar de las fuerzas militares (http://libsang-elviajeroysusombra.blogspot.com.co/2016/01/identificando-al-enemigo-interno.html) Hay que anotar que esta orientación no es ni será de  resorte local sino que responde a asuntos geoestratégicos del imperio.   Por tanto a quienes  dejen las armas y se inscriban en la lucha política se les aplicarán  los manuales de contra- insurgencia (1979)  los cuales especifican claramente que se deben combatir “los paros, los movimientos populares, las huelgas, las organizaciones  estudiantiles y el movimiento sindical”.


El  nuevo Plan Paz Colombia, también, contempla continuar con el combate al narcotráfico, pero será un engaño más,  de todos es sabido que la Agencia Antinarcóticos gringa  DEA, es una entidad dedicada no al combate de los estupefacientes sino a su control.  Afganistán es el  ejemplo clásico, respecto al cultivo del opio,   el Bureau de Drogas y Crímenes de la ONU, manifiesta que “con la llegada de EEUU se habría incrementado de forma considerable el cultivo de la adormidera, pues en el 2007, el 93% de los opiáceos del mercado mundial procedían de Afganistán y en la actualidad, la superficie de tierra dedicada a la producción de opio en territorio afgano superaría al del cultivo de la coca en América Latina, siendo el opio y la coca las principales fuentes de financiación de una CIA convertida en la mayor trasnacional de la droga”. Según el mismo informe “…desde 2004 un billón de dólares del tráfico de opio habría sido utilizado para financiar la guerra en todos los frentes”,  y no hay que olvidar que el dinero generado   “en su mayoría es blanqueado en Wall Street por organizaciones pantalla vinculadas a la CIA…” (Contrainjerencia.  Opio y coca convierten a CIA en la mayor trasnacional de la droga. Enero 30 2106)  En Colombia se sigue la misma trama,  según  la revista Semana, “…La realidad es que 15 años después de implementar esta política de erradicación, Colombia sigue cultivando hoja de coca y produciendo y exportando cocaína a los mercados ilegales de Estados Unidos y Europa(¿Plan Colombia o Paz Colombia? 4 feb. 2016).

La oligarquía para mantenerse en el poder  seguirá profundizando los lazos de dependencia y sometimiento; el imperio dispondrá no sólo de las bases militares sino de todo el territorio, para sus fines de dominación geoestratégica.    Los   gringos continuarán disfrutando de inmunidad absoluta, podrán   violar a las   menores de edad (su especialidad) que se les antoje sin tener que responder ante nadie.   

Ahora sin armas, para el imperio y la oligarquía todo les será más fácil. Los desmovilizados de las FARC (probablemente el ELN no se deje arrastrar por el mismo cause de esa “paz boba” aceptada por las FARC) serán recibidos a la vida política por una sociedad derechizada y totalmente  desideologizada. Para entender mejor la realidad social actual colombiana nada mejor que las palabras de ILKA OLIVA CORRADO (Las guerras sucias contra la región. 2016) “Esas masas desinformadas son manipulables por indolentes y por su carencia de sentido común y de criterio propio; son marionetas, son aguas revueltas, son el comodín y la escalera, parte de esa estructura que desde un sistema colonial va de estocada en estocada hacia su propio pueblo”.  Desafortunadamente   los intelectuales, la pobrería y la clase media carecen de conciencia de clase. Incluso a la dirigencia de la llamada “izquierda” les gusta el modelo de producción capitalista, “con rostro humano”, como si eso fuere posible. Para  la misma Ilka esto “es el resultado de una educación a nivel superior que desde una visión colonialista  utiliza y extermina todo pensamiento propio. Es la falta de integridad, de conciencia y  de humanidad de una clase media latinoamericana que baila al son que le toquen”. Se espera que las FARC conserven la línea política progresista de tinte marxista-leninista trazada por Jacobo Arenas y Manuel Marulanda.  Ojala no terminen convertidos en Petros, Navarros o, peor aún, en Bustamantes. Finalmente hay que decir que  Plan Colombia y Paz Colombia… son la misma…. con el mismo hedor.


*DMV. U Nacional de Colombia. MSc. Economía. PU. Javeriana. Esp. NAS. Profesor universitario.
Publicar un comentario