miércoles, 22 de enero de 2014

¿En qué quedamos? ¿Las FARC-EP van ganando o perdiendo?

Análisis riguroso hecho por Antonio Gutiérrez sobre la capacidad militar y política actual de las FARC EP. Si las conversaciones no conducen a acuerdos, como las actuaciones del gobierno lo indican, la guerrilla está en capacidad de resistir (a la ofensiva) durante, por lo menos, otro medio siglo o hasta cuando la oligarquía entienda que es negociando como solucionamos el problema estructural socioeconómico que afronta nuestra sociedad.




Dos versiones totalmente contradictorias, al menos en apariencia, circulan respecto a la situación militar de las FARC-EP en Colombia. Por una parte, el santismo y sus patrones en Washington plantean que, debido a los bombardeos aéreos, la guerrilla campesina está diezmada, desarticulada, patas para arriba (como diría el artículo reciente del Washington Post); en pocas palabras, derrotada [1] . Politólogos que posan de expertos del conflicto, pero que son en realidad propagandistas de oficio del ejército, repiten continuamente el libreto escrito por los generales. Por el contrario, el sector uribista plantea que esa era la situación hasta el 2010: desde entonces el movimiento guerrillero se habría recuperado “milagrosamente” de su embestida casi mortal debido a la pusilanimidad de Santos y que hoy estaría, en palabras del delirante Rafael Guarín, "ganando la guerra" [2] . Todos los días manosean estadísticas que demostrarían la capacidad de los insurgentes de golpear duramente al ejército: desde hace algunos años el ejército termina con unas 2.500 bajas anuales y el número de ataques, acciones ofensivas y ataques a infraestructura van también en alza sistemática. Y mientras durante el gobierno de Uribe Vélez los cadáveres de guerrilleros eran exhibidos con placer sádico en los medios, ahora a través de las redes sociales comparten las imágenes de soldados y policías mutilados en medio de acciones bélicas.
¿En qué quedamos entonces? ¿Las FARC van ganando o perdiendo? El problema, realmente, está en la misma manera de plantear la pregunta, que refleja una visión errónea del conflicto, como si fuera un enfrentamiento entre ejércitos, dejando de lado la compleja dimensión social de éste, así como su naturaleza irregular. Ambas visiones, aparentemente opuestas, están también íntimamente unidas al derivar más de un afán propagandístico que de un análisis objetivo de los hechos. Pese a la obsesión colombiana por el pensamiento maniqueísta, polarizante, la realidad del conflicto es bastante más compleja como para ser reducida en la fórmula simplista de “ganar o perder”.

Algunas precisiones sobre el estado del conflicto hoy  
Primero que nada, el conflicto colombiano no se resuelve en lo militar: es de carácter político, profundamente arraigado en cuestiones económicas, sociales, estructurales de la realidad colombiana. Por lo mismo, su solución no pasa por el campo de lo militar como un fenómeno aislado, sino por procesos sociales, de cambios estructurales, que alteren las raíces de la violencia política. Eso es, en resumen, la solución política. Ahí se equivocan de medio a medio los uribistas cuando creen que la cifra de policías o soldados muertos, por sí solas, acercarían a las FARC-EP al triunfo en sus propios términos.
Segundo, porque el nuevo cambio de tendencia en la guerra se comenzó a experimentar desde el segundo semestre del 2008 en adelante, es decir, a mitad del segundo período de Uribe Vélez. Desde entonces las acciones militares de la insurgencia vienen en alza y son cada vez más letales sobre las fuerzas armadas, con un efecto devastador sobre ellas en muchas partes, desmoralizándolas, exasperándolas, frustrándolas e impulsándolas a la retaliación ciega contra la población civil. El cambio de tácticas ha incluido francotiradores y una auténtica revolución en los explosivos mediante la creación de unidades tácticas de combate, comandos de élite como los “pisa suaves” y una mayor flexibilidad organizativa [3] . El Estado puede golpear a los insurgentes sólo desde miles de metros de altura, mediante bombardeos aéreos, que reciben una impresionante cobertura mediática, a diferencia de la situación muchísimo menos favorable de los soldados de a pie.
La ineptitud de los analistas para entender la nueva realidad del conflicto se refleja claramente cuando el cambio de táctica lo entienden como una "muestra de debilidad" y no como una adaptación exitosa a la nueva realidad del combate, particularmente, al enorme poderío aéreo desarrollado en Colombia gracias a la injerencia y la “inteligencia militar” de los EEUU. En entrevista concedida a la revista Semana, Camilo Echandía, personaje muy vinculado al gobierno de Uribe Vélez, por ejemplo, plantea que con los atentados explosivos, los guerrilleros farianos “no están atacando a la policía por medio de incursiones a una población, con destacamentos de hombres que tengan capacidad de destruir el puesto y resistir la acción de la fuerza pública por un tiempo, como lo hicieron las FARC en muchas ocasiones en el pasado. Son acciones explosivas que ponen al descubierto la carencia de capacidad de acción militar y de control territorial [4] (opinión de la cual se hace eco el editorial del Espectador del 19 de enero) [5] . Precisamente el poderío aéreo y los modernos sistemas de inteligencia y satelitales de que dispone el Estado colombiano no permiten a los insurgentes grandes movilizaciones de tropas ni tomas guerrilleras de larga duración. Pero eso en una guerra irregular como ésta es irrelevante, pues la eficacia de la estrategia militar insurgente no se mide mediante ninguna de esas dos variables, sino por su capacidad de responder y golpear exitosamente al Estado y su patrocinador de Washington con sus propios medios artesanales.
La ilusión de la derrota militar de la insurgencia se cae por sí sola ante el peso de la evidencia, aún cuando las cifras oficiales estén claramente infladas –según el gobierno, habrían capturado más de 3.700 insurgentes en 2013, cifra a todas luces fantasiosa [6] . Como botón de muestra de la capacidad de golear de las FARC-EP, está la vergüenza que hicieron pasar a Santos en el norte del Cauca el 11 de Julio del 2012, al dejar en evidencia que no tiene el control de todo el territorio colombiano: tuvo que llegar a Toribío en helicóptero, pues todas las carreteras estaban tomadas por el 6º Frente de las FARC-EP, y dirigirse al país mientras silbaban balas por todas partes [7] . Tal vez esto no es exactamente una toma guerrillera, al estilo de Mitú, pero tampoco “fue el típico hostigamiento de dos o tres milicianos de civil que disparan un tiro o lanzan una pipeta y se camuflan en una casa. Fue un ataque protagonizado por grupos de guerrilleros uniformados que la fuerza pública no pudo repeler por tres días, ‘con 15 puntos de fuego’ contra el pueblo desde los cerros cercanos, según lo describió un oficial. Al menos uno de esos grupos, según los pobladores del lugar y varios militares que lo combatieron, tenía 30 integrantes.” [8] Este fue el contexto en el cual se dio paso, en unos meses, a las negociaciones de paz en La Habana.
El Estado, por el contrario, que ha buscado consolidarse militarmente en los territorios cuyo control ha arrebatado a la insurgencia, no consolida, es visto con recelo, desde hace un tiempo viene incluso perdiendo terreno ante el movimiento guerrillero que está hostigando constantemente. Es que en una guerra irregular como esta, la variable población/territorio, en relación a la cuestión del “control”, no es lineal.
Tercero, que pese a lo que plantean algunos analistas (que se basan exclusivamente en fuentes oficiales), las FARC-EP no está “patas para arriba” y descabezadas, como lo demuestra el reciente cese al fuego UNILATERAL decretado por los insurgentes por Navidad con el cual demostraron disciplina y control. El cese al fuego fue acatado a cabalidad, salvo algunas escaramuzas, pocas y sin mayor importancia, en su mayoría defensivas ante la demencial ofensiva militar [9] . Que lo hayan logrado mantener por un mes, con todo el rigor de la estrategia contrainsurgente colombiana redoblada, es algo asombroso. ¡Solamente León Valencia, funcionario oficioso al servicio del establecimiento, puede salir con el despropósito de recomendar a la insurgencia que decrete un cese al fuego (otra vez unilateral) todo este primer semestre de elecciones! [10] Una locura, si se toma en consideración la manera en que el gobierno reacciona a estos ceses al fuego. Para la insurgencia, hoy, abandonar la ofensiva militar donde la tienen y abandonar los hostigamientos donde no la tienen, sería una locura, sería pedirles que se dejen matar y bombardear de brazos cruzados. Valencia haría mejor, si realmente le importase la desgracia humana del conflicto con la cual se lucra como analista, en recomendar al gobierno de su amigo Santos negociar un cese al fuego bilateral.

Entonces, ¿en qué quedamos?  
  • Primero, en que las FARC-EP no sólo no están derrotadas sino que han absorbido las lecciones de casi 15 años de Plan Colombia, y han adaptado exitosamente su estrategia al nuevo escenario de guerra. Las negociaciones con las FARC-EP, contrariamente a lo que plantea el mismo Santos, no son muestra de debilidad sino todo lo contrario. Nadie negocia con una guerrilla derrotada militar o políticamente. Si no, ¿por qué el Estado ignora negociar con el EPL? Ese movimiento guerrillero sí que está diezmado aunque en el Catatumbo ha constituido un importante bastión. Si el gobierno negociara con guerrillas debilitadas, habría partido negociando con ellos.
  • Segundo, que el conflicto no es sólo militar, sino social y armado. Por lo mismo, la apuesta revolucionaria de las FARC-EP va mucho más allá de lo que ocurre en el campo de batalla y el conflicto mismo es mucho más dinámico y complejo que las insurgencias alzadas en armas (FARC-EP, ELN, EPL). No puede analizarse de manera unidimensional el éxito de la insurgencia, como si una derrota militar fuera, mecánicamente, una derrota política o viceversa. El actual momento demuestra que las FARC-EP no han sido derrotadas ni en lo militar ni en lo político, y que ambos componentes deben ser entendidos dialécticamente. Mientras el gobierno se limita a rechazar las propuestas del movimiento guerrillero en la mesa de negociaciones, son los supuestos "narco-terroristas", los "bandidos sin ideología" los que han desarrollado toda una serie de propuestas que demuestran que tienen una visión de una Colombia alternativa y una capacidad importante para hablar al país. Lo que buscan es que el otro país, el que vive más allá de las comunidades, resguardos, zonas de colonización, del mundo rural, los escuche. Nada de esto se resuelve con las armas.

La pregunta de si las FARC-EP ganan o pierden en lo militar está, de entrada, mal formulada. Solamente tiene sentido desde la perspectiva de aquéllos que, sin nunca haber puesto a uno de los suyos en la línea de combate, se lucran del conflicto y se benefician con una guerra sucia declarada contra el conjunto del pueblo.


NOTAS:
[4] http://www.semana.com/nacion/articulo/atentado-de-las-farc-en-pradera/371046-3 Esta entrevista es a raíz del atentado de Pradera, atribuido, sin pruebas a las FARC-EP. Sobre el particular, puede revisarse un artículo previo en el que se cuestiona la adjudicación inequívoca al movimiento guerrillero de este atentado en base a las amenazas paramilitares sobre personas de la comunidad esa misma semana, http://anarkismo.net/article/26636
[5] Insistiendo (sin pruebas ni investigaciones periodísticas) que el atentado de Pradera fue obra de las FARC-EP, repiten las opiniones de Echandía, insistiendo en “la falta de capacidad de la guerrilla para acometer las acciones que antes hacía con más facilidad: invadir pueblos, tomárselos a la brava, ganarle en número y en capacidad militar a la fuerza del Estado. No es así hoy: ponen una bomba cerca de una estación de Policía a ver qué pasa. Sí, es claro, las Farc están disminuidas en número y potencia.” http://www.elespectador.com/opinion/editorial/claridad-articulo-469432
[10] http://www.semana.com/opinion/articulo/leon-valencia-de-la-guerra-la-tregua-los-atentados/371162-3


(*) José Antonio Gutiérrez D. es militante libertario residente en Irlanda, donde participa en los movimientos de solidaridad con América Latina y Colombia, colaborador de la revista CEPA (Colombia) y El Ciudadano (Chile), así como del sitio web internacional www.anarkismo.net. Autor de "Problemas e Possibilidades do Anarquismo" (en portugués, Faisca ed., 2011) y coordinador del libro "Orígenes Libertarios del Primero de Mayo en América Latina" (Quimantú ed. 2010).

Publicar un comentario