viernes, 23 de enero de 2015

Las víctimas del magnicidio de la UP, víctimas de los defensores de sus derechos

 

En Colombia muchos izquierdistas, autodeclarados defensores de las causas populares, terminan utilizando las mismas causas como un medio expedito para enriquecerse. Por lo general crean fundaciones, entidades exentas del pago de impuestos, para recibir recursos de entidades públicas y privadas del orden nacional así como de ONGs, quedándose con la mayor parte de los recursos recibidos.   El  caso más emblemático es el de las víctimas del magnicidio de la Unión Patriótica. Se estima que hasta principios del 2014  el Estado había girado alrededor de CIENTO CATORCE MIL MILLONES de pesos. Según  las denuncias de los afectados la fundación receptora y, a la   vez, encargada de CERTIFICAR  la condición de víctima, les hacía firmar recibos por cuantías que iban de cien mil a trescientos mil pesos; por el número de beneficiados se calcula que   las víctimas no alcanzaron a recibir el 10% del total girado. Y al  aparecer  entregan dichas ayudas a personas que no son víctimas  ni sobrevivientes de la UP.

Dada  la gravedad de lo que viene ocurriendo un grupo de víctimas han emprendido  la ACCION DE GRUPO para que se aclare el presunto carrusel en la asignación  y entrega de las ayudas del programa  para las víctimas   y sobrevivientes de la UNION PATRIOTICA y PCC. El abogado Francisco Basilio Arteaga Benavides, apoderado judicial, también es considerado víctima, como militante de la Unión Patriótica. El jurista informa que presentará la demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH.  

La idea es hacer seguimiento de esta demanda. En esta primera entrega se anexa el  auto admisorio de la demanda atrás comentada.





Publicar un comentario