jueves, 9 de octubre de 2014

NACE DIGNIDAD AGROPECUARIA COLOMBIANA (DAC)


Cerca de un millar de dirigentes agrarios, provenientes de casi todas las regiones que constituyen nuestra organización política territorial y reunidos en Bogotá, darán comienzo legal a la organización que será la vocera de los campesinos y empresarios agrícolas colombianos, sumidos por errática política gubernamental, en la más profunda  crisis de los últimos tiempos.

 

Desde que en 1967, el gobierno de lleras Restrepo, creó la ANUC, que lideró la toma masiva de tierras en 1971, concentrada esta lucha principalmente en la Costa Atlántica, no se había estructurado una organización que cobijara el territorio nacional y reivindicara, mediante la movilización masiva, la defensa de la producción agraria y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población rural colombiana.

 

La propuesta programática de DAC, apunta a un nuevo modelo de desarrollo en el campo. La renegociación de los TLC y la oposición a los que Santos II pretende negociar y firmar, son básicos para reconstruir el agro nacional, lastimado alevosamente desde que en 1990 se lanzó la “internacionalización de la economía”, se implementó la “apertura económica” y se firmaron y empezaron a aplicarse los TLC; transcurridos 24 años el balance es desastroso para el sector primario de la economía nacional

 

Desmonte de importaciones, represión del contrabando, tasa de cambio favorable, apropiaciones presupuestales, precios de sustentación y compra de cosechas, red de acopio y almacenamiento, control de oligopolios compradores, créditos realmente de fomento y mecanismos automáticos para enfrentar crisis económicas y fitosanitarias, seguros de cosecha de amplia cobertura y subsidios sustanciales, control de precios y calidad de insumos, combustibles y energías utilizadas en los procesos productivos, participación del estado en la fabricación de fertilizantes, investigación científica y transferencia masiva de sus resultados en sistemas extendidos de asesoría técnica, protección de páramos, humedales y zonas agrarias contra la gran minería, fomento a la organización y comercialización de los pequeños productores, cumplimiento  estricto a la norma constitucional de entrega de tierras a trabajadores rurales, inversión pública en infraestructura vial y saneamiento básico, respeto a la cultura ancestral de pueblos indígenas y afro descendientes, constituyen los aspectos centrales de la propuesta programática de la naciente organización.

 

D.A.C. igualmente actuará independientemente del gobierno, de los partidos políticos y es ajena a los convenios agrarios que se firmen en el marco de los acuerdos de paz para “adelantar en un contexto de globalización y de políticas de inserción en ella…”, lo anterior normatizado para funcionar en el marco de democracia y claras normas de funcionamiento que le permitan defender de manera efectiva los intereses de los campesinos colombianos.
Por Eudoro. 
Se desconoce medio de publicación, texto que llegó al correo electrónico.
Publicar un comentario