miércoles, 27 de julio de 2016

Ego y poder

Por D. Nelma Forero Sánchez*


Reza un dicho popular que: “las sedes de  los políticos de izquierda, para que quepan sus líderes,  necesitan ser más altas   que las iglesias donde habita el altísimo”. El  ego de los   izquierdistas antiguos y nuevos, en estos momentos de reconciliación con la  oligarquía,  están muy henchidos; los acomodados  y los por acomodar están que no se cambian por nadie, gracias a que  ya no serán estigmatizados como “enemigos internos”, aunque quien sabe que tan cierto sea esto, pues   la oligarquía no perdona ni olvida.

Nadie puede atreverse a disentir de los antiguos y nuevos izquierdistas  porque la estigmatización y humillación están siempre presentes, incluso recurren  a la clase dominante para que repriman  a quienes les incomodan.

Veamos un ejemplo de lo antes dicho, Le Monde Diplomatique  promovió un encuentro en Bogotá el 14 de julio del presente año, para analizar   “el blindaje de los acuerdos de La Habana”, en este foro  intervinieron el ex magistrado Jaime Araujo, el Dr. Bernardo Díaz y el politólogo Horacio Duque.   El politólogo Horacio Duque, columnista del estigmatizado y victimizado medio alternativo Agencia de Noticias para una Nueva Colombia ANNCOL, se vino lanza en ristre contra Jaime Araujo y “Walter”  Pérez, asistente al debate, con expresiones violentas, más dañinas que las que hubiera podido emplear cualquier columnista de derecha.  Ilustró, torticeramente, su publicación en ANNCOl con la foto de un Pariente de Araujo, por cierto  afecto a Álvaro Uribe Vélez, pero hubiese podido colocar también la foto de otro pariente de Araujo, Simón Trinidad, hoy detenido en las mazmorras del Imperio; pero no, cuando se trata de humillar se debe hacer con saña. Dice Horacio Duque: “…Araujo un pintoresco personaje de provincia cesarense”, pareciera  que Duque no es provinciano, y que perteneciera  a las familias de la señoras de la 85, pero parece que también es provinciano, pues sus arraigos están en Armenia.  Y refiriéndose a uno de los asistentes expresa Duque: “…Perez es una especie de lumpenesco sicario verbal.” Vaya expresiones de un individuo que lucha por una  sociedad  más igualitaria y quien, también, fue víctima del régimen, que  lo señaló como:  “narcoterrorista de las FARC”. La revista    Semana  en aquel entonces tituló: “comienza el destape de la farc-política”; y  cuando   detuvieron a Duque éste gritaba: fui asesor de la campaña presidencial de Serpa”, como era de esperarse, Serpa lo desconoció tres veces. Contrario de lo esperado de esa victimización Duque aprendió una  lección, y bien aprendida: cuando se tiene el poder hay que “aplastar” al contradictor.

ANNCOL incontables  veces ha sido  hackeado y cerrado, habiendo tenido que cambiar de dominio web, hasta   quedar como anncol.eu. El dominio web inicial fue robado, quien  hoy ingrese al portal anncol.co se encuentra  con una página reaccionaria.  El  director de ANNCOL Joaquín Pérez, exiliado mucho tiempo luego de ser entregado por Hugo Chávez a la oligarquía colombiana, estuvo varios años en las mazmorras del régimen. El  subdirector Dick Emanuelson también fue victimizado. ANNCOL surge como un medio de comunicación alternativo,  durante mucho tiempo ha sido uno de los pocos  medios por el cual se puede conocer la realidad social, política y económica de Colombia.  Pero  últimamente su esencia ha venido   cambiando, desde que las FARC toman la decisión de acabarse como grupo alzado en armas, el ego de los directivos y columnistas se ha venido elevando hasta ponerse a la misma  altura  de la clase dominante, con la que hoy comparten manteles, tal vez siguiendo  las huellas del comandante  Timochenko quien dijo,  “…ahora somos aliados”.

De otro lado, ante las opiniones de los antiguos amigos que disienten de los acuerdos entre Gobierno y  FARC, vaya lo que se ha escuchado; el guerrillero Gabriel Ángel   tilda de “ultraizquierdistas” a cualquier contradictor, el médico Alberto  Sánchez Pinzón, columnista de ANNCOl, para referirse a los mismos, acuñó el término  de “hipermarxistas”.  Y  No falta el que dice que “son  enemigos de la paz al mejor estilo de los uribistas”.


Cuando se iniciaron los diálogos, la columnista lumpen proletaria  pro -oligarca María Isabel Rueda escribió en El Tiempo el artículo:   “Nos las están montando”,  en él aconsejaba: “quítenle los micrófonos a las FARC”, le pregunté (respuesta que fue publicada en ANNCOL)   ¿Esa es la libertad de expresión que tanto profesa? Ahora a los llamados “ultraizquierdistas e híper marxistas”, quienes siempre hemos defendido a las FARC, a ANNCOL y al mismo Joaquín Pérez,  somos víctimas de censura por parte de ANNCOL. Ya  sabemos qué esperar a futuro de la nueva “izquierda” aliada de la clase dominante.      No obstante, esperemos que en Colombia no ocurra lo mismo que en El Salvador donde los reinsertados se aliaron a la clase dominante, para fusilar a los “marxistas-leninistas”. En  Colombia ya se vio algo parecido, algunos reinsertados del EPL se pasaron a las filas del  paramilitarismo para combatir a los guerrilleros de las FARC y el ELN.   Será premonitorio la solicitud expresa de Horacio Duque, refiriéndose a las opiniones del ex magistrado Jaime Araujo y Sebastián Pérez:   “Debe tomar nota el gobierno de este descontrolado coletazo de fuerzas oscuras que amenazan prematuramente la convivencia, por su manifiesta agresividad.”

*Docente Universitaria. Líder social.


Publicar un comentario