domingo, 25 de agosto de 2013

Uruguay: Mujica acorrala a los trabajadores y se hace la víctima. Este lumpenproletario aspira a aconsejar a los negociadores en La Habana.

Uruguay: Mujica acorrala a los trabajadores y se hace la víctima 

por Colectivo Noticias Uruguayas
Sábado, 24 de Agosto de 2013 20:12

Editorial de Noticias Uruguayas
Utilizando las malas costumbres de boliche a las que él mismo se refiere, Mujica se hace la víctima y pasa de ser el verdugo de la educación pública y sus trabajadores, así como de la Salud Pública y sus trabajadores, a inocente víctima acorralada por el "malón" de los trabajadores. Este discurso no va dirigido a los trabajadores sino a los sectores medios con un poco más de ingresos y a los más pobres, para enfrentar a ambos con el movimiento sindical, aislar las luchas en curso e imponerles finalmente LOS PLANES DEL FMI sobre la paulatina liquidación de la educación y la salud pública abriendo paso así a un alud privatizador tal cual lo exige el FMI.
La actual confrontación que valerosamente llevan adelante los maestros, profesores, funcionarios de la Salud y demás funcionarios del Estado, es una batalla contra los planes de genocidio social que implementa el FMI en todo el mundo y que en nuestro país se llevan adelante a través del gobierno Mujica. El Presidente pretende presentar a un gobierno, que está sentado en la cima de un aparato de estado opresor y con todos los medios a su disposición, como un inofensivo abuelito patoteado por los trabajadores aplicando así los versos de la "viveza" bolichesca. La "víctima" dice estar "acorralada" para a renglón seguido sostener que es un "esfuerzo inútil" y que no concederá lo más mínimo de los reclamos de los trabajadores. Es decir que tiene el poder de hacerlo, lo cual confirma lo antes dicho: Mujica tiene todos los hilos en sus manos y si condena a sus propios votantes que lo llevaron hasta el sillón, es para seguir aplicando la línea hambreadora del FMI.
Sostiene que lo hace para ayudar a los más pobres y necesitados y con eso le dice a este sector que los trabajadores en conflicto le quieren "robar" sus pesos, que el pobre "víctima" Mujica tiene destinado para ayudarlos, socavando así artera y suciamente la unidad del pueblo, tal cual alguna vez proclamó el Frente Amplio como objetivo. Hoy con Mujica se terminó la unidad del pueblo, ahora se trata de sector contra sector de ese pueblo que de conjunto sufre las consecuencias de la aplicación de los planes neoliberales del gobierno. Desgaste, intriga y tratar de generar aislamiento social a los que reclaman. Esa es la práctica implementanda desde el Gobierno.
Mujica, una vez más usando el "chamuyo" callejero pretende dar vuelta la tortilla a resultas de la cual quienes reclaman un salario digno que les permita vivir NO SON SOLIDARIOS, él si que lo es, afirma, a través de negarle a los trabajadores esos derechos a nombre de una ayuda a otros que están peor. No debería haber nadie que no tuviera un salario digno y tampoco nadie que estuviera peor. Sobre esas bases se fundó la CNT hoy PIT-CNT, el Congreso del Pueblo y esas banderas fueron recogidas por el Frente Amplio. Mujica ha pasado del triunfalismo de que estamos bárbaro a un empezar a asustar a los que reclaman con la coyuntura que cuando se la indicó se burló de ello ya que él con su "astucia" y sus supuestas "alianzas" (con todos y al final con nadie más que con el FMI y el imperio) venía garantizando lo que se le llamó el "blindaje".
"Blindaje" que parece haberse evaporado y ahora se está empezando a hablar de coyunturas negativas y apretarse el cinturón. Para implementar esto Mujica acorrala a los huelguistas, a los sindicatos y a todos los que reclaman y hasta se burla de los ecologistas y denigra a quienes se oponen a la gran minería a cielo abierto.
Ahora bien, Mujica es el "jefe" ("a mí me voto la gente"), pero la aplicación de esta línea antisindical está respaldada por el conjunto de las cúpulas del Frente Amplio. Mujica dice haber aprendido mucho con Erro, pero es evidente que se le han olvidado las denuncias públicas de Erro contra la explotación y hasta su renuncia como Ministro por la aplicación de los planes del FMI. Nadie de entre los legisladores del Frente Amplio ha tenido el coraje cívico de oponerse a esta política antisindical, ni uno solo ha hecho al menos un discurso en el parlamento. Todos están disciplinados con la línea cupular y gubernamental de aplicar los dictados del FMI. Ni una propuesta ni una idea. Se han quedado sin asunto y actúan por inercia, apuntando a la renovación de los sillones. Ni programa ni tradiciones y ni siquiera las resoluciones del Congreso que proclamó la candidatura de Mujica. No se entiende cual es la razón de que deban de ser tantos para no producir nada. Esta experiencia que está viviendo la izquierda es paralizante empezando por las cúpulas y todas las intermedias hacia abajo y la única acción concreta que se ve es el levantar las manos para el voto "por disciplina" de partido, no por la disciplina que surje de los principios, del programa, ni de los intereses de los votantes y del pueblo trabajador.
Mujica dice que están acorralados, quizás así sea, pero estan acorralados por ellos mismos, por sus contradicciones, su inconsecuencia, sus intrigas cupulares por los sillones. Contra los trabajadores un amenazante Mujica dice que el gobierno tiene que defenderse en el mismo estilo de los Bush, los Rajoy y cuanto opresor anda por el mundo. Para eso claro, tiene todo el aparato del estado, del partido FA bien aceitado con cargos y puestos, y si hiciera falta con la represión que siempre está presente, sobrevuelva, apalea, fotografía y ficha, ataca con munición letal, promete sanciones, descuentos y hasta despidos. Qué podredumbre!.
Colectivo del Blog Noticias Uruguayas
Publicar un comentario